Publicaciones de Nuestro Newsletter


Noticia de Actualidad


30.11.2018


Pese a que ya se trata de una doctrina claramente definida por parte de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, esta sentencia supone un recordatorio idóneo en estas fechas. El Alto Tribunal considera que no se puede establecer como criterio general que la cesta de navidad constituya un derecho adquirido como condición más beneficiosa o una simple liberalidad empresarial sino que ha de estarse a las circunstancias concurrentes en cada caso.

Constituye condición más beneficiosa cuando permanece de manera continuada en el tiempo aunque suponga un gasto creciente a lo largo de los años, sin que sea significativo para alcanzar diferente conclusión el hecho de que el valor de la cesta variara en cada ejercicio. Una empresa dejó de regalar la cesta de navidad que venía concediendo a todos los trabajadores de la empresa desde hacía más de diez años. Por parte de los representantes de los trabajadores, se presentó demanda de conflicto colectivo solicitando que se declare el derecho de los trabajadores a percibir la cesta de navidad, al tratarse de una condición más beneficiosa.

La cuestión objeto de debate consiste en determinar si la entrega de la cesta de Navidad en años anteriores fue un acto de mera liberalidad de la empresa o una implícita voluntad de reconocer a favor de los trabajadores un derecho que ha quedado incorporado al nexo contractual, exigiéndose para su eliminación un acuerdo con la representación de los trabajadores o la tramitación de una modificación sustancial de condiciones de trabajo. La Sala, en su sentencia de 12 de julio de 2018, entiende que no se puede establecer como criterio general que la cesta de navidad constituya un derecho adquirido como condición más beneficiosa o una simple liberalidad empresarial no vinculante en años sucesivos, sino que ha de estarse a las particulares circunstancias concurrentes en el supuesto particular.

En el presente caso la cesta de navidad es una condición más beneficiosa, a partir de los siguientes datos:

- La cesta de navidad se viene entregando sin solución de continuidad desde el año 2007 a un número de trabajadores creciente cada año pasando de 3.200 a más de 5.000 en 2013, lo que supone una manifestación de la voluntad de la empresa de mantenerla y extenderla a los nuevos trabajadores pese al importante incremento en su número

- El coste del gasto para la empresa se duplica a lo largo de los años pasando de 42.000 euros en 2007 a los 89.000 euros en 2014 lo que supone constituye un importante desembolso para la empresa que no avala la idea de una mera liberalidad.

- El esfuerzo logístico y organizativo que comporta el encargo y distribución de tan elevado número de cestas lleva a entender que la empresa actúa con voluntad de conceder el derecho más allá de una mera liberalidad.

No son significativos para llevar a diferente conclusión los hechos de que cada año se cambiara el requisito de fecha de alta en la empresa para poder recibir la cesta, que el valor de la cesta variara en cada ejercicio y que en el año 2015 la cesta consistiera en un panetone de 4 euros sin que los trabajadores accionaran al respecto o que la cesta no se entregara antes de 2007.

Volver