Publicaciones de Nuestro Newsletter


Comentario de Jurisprudencia


28.09.2018


En el ámbito del derecho laboral, podemos decir que existe una materia especialmente sensible tanto para los trabajadores como para la empresa como es los permisos retribuidos regulados en el artículo 37.3 del Estatuto de los Trabajadores.

Sin embargo, lo regulado en la norma, tiene naturaleza de mínimo de derecho necesario, por lo que puede mejorarse por Convenio Colectivo, ampliándolos, introduciendo situaciones nuevas o mejorando las reguladas en el Estatuto de los Trabajadores. Ahora bien, en cuando a cuestiones importantes del día a día, de la gestión de las mismas, de la interpretación de la norma, determinación del momento de inicio, etc., poco o nada se suele establecer y son los tribunales los que en su función de fuente del derecho, con su interpretación, intentan llenar el vacío legal que tanto los legisladores como los negociadores de los convenios colectivos dejan. De ahí, que toda interpretación de la norma que se haga en sede judicial, permitirá una mejor aplicación del artículo 37 evitando controversia entre empresa y trabajador.

El artículo 37.3 del Estatuto de los trabajadores, recoge que “El trabajador, previo aviso y justificación, podrá ausentarse del trabajo, con derecho a remuneración, por alguno de los motivos y por el tiempo siguiente, estableciendo en su apartado b); Dos días por el nacimiento de hijo y por el fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando con tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cuatro días.”

Pues bien, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, en la sentencia 128/2018, de 26 de julio de 2018, determina el alcance del concepto tan amplio y tan ambiguo como es el de “hospitalización”. No debemos olvidar, como ya hemos apuntado, que la norma convencional supone una mejora en beneficio de los trabajadores del permiso contemplado en el art. 37. 3 b) del E.T. y como tal debe operar como un mínimo de derecho necesario relativo. Dicho esto hay que tener en cuenta que en el caso que se resuelve en la sentencia aludida, el Convenio Colectivo de Correos, como la mayoría de convenios, establece un permiso de 3 días y no de 2, pero lo relevante en el caso que nos ocupa, no es tanto los días sino la interpretación que del término “hospitalización” se realiza por la Audiencia Nacional,

La sentencia llega tras presentarse por parte de un sindicato una demanda sobre conflicto colectivo, impugnando el convenio colectivo de aplicación, entendiendo que la interpretación del concepto de permiso retribuido por hospitalización, alegando que la exigencia por parte de la empresa de que la hospitalización suponga la pernoctación en el hospital del familiar supone una interpretación restrictiva del derecho y contrario a la ley. Así las cosas, para determinar si la “hospitalización” debe o no ir acompañada de pernoctación, la Audiencia hace en primer lugar una interpretación gramatical de la norma.

La hospitalización según la RAE, significa: “acción y efecto de hospitalizar” hospitalizar implica “internar un enfermo en un hospital o clínica” lo que evidentemente excede de lo que sería una visita programada y puntual a un centro hospitalario, implicando un cierto sometimiento por parte del paciente al régimen de vida del centro. En segundo lugar, basa la conclusión que alcanzara, en el RD 1030/2006 que establece que la atención sanitaria especializada, comprende la hospitalización en régimen de internamiento, exige el internamiento y además, este internamiento precisa de pernoctación, según el punto 3 del Anexo de la norma referida.

De tal modo que tanto la propia interpretación de la RAE del término, como la del Real Decreto comentado, resultan esenciales a la hora de conocer la voluntad del legislador, ya que las intervenciones quirúrgicas pueden desarrollarse bien en hospital de día- sin pernoctación- o bien en régimen de internamiento- con pernoctación-, lo cual nos sirve de base para entender el alcance del art. 37.3 b) del E.T. debiendo concluir que cuando el legislador está hablando de hospitalización se refiere a pernoctación en un hospital, siendo la intervención quirúrgica la única atención prestada en centro hospitalario que genera el permiso sin necesidad de pernoctación.

De este modo la sentencia de la Audiencia Nacional, concluye que para poder disfrutar del permiso de 3 días por hospitalización de familiares, es necesario que el familiar causante del mismo pernocte en el centro hospitalario, estimando de ese modo las pretensiones de la empresa y desestimando la demanda interpuesta por el sindicato, concluyendo que es lícita la política de la empresa que impone como requisito la pernocta del familiar en el hospital.

Volver