Publicaciones de Nuestro Newsletter


Noticia de Actualidad


18.01.2018


Dos de las principales empresas del sector de la venta del tabaco en España venían desarrollando eventos comerciales con estaqueros, cuya asistencia para el personal era de carácter voluntario, pero, en caso de asistir, el tiempo dedicado a los mismos era compensado mediante el otorgamiento de días libre que coincidiesen con puente, tal y como se señalaba en el Convenio Colectivo.

Concretamente, una de dichas empresas organizó una liga de fútbol en la que los comerciantes disputaban partidos de fútbol con los estanqueros. Pues bien, la Audiencia Nacional, en virtud de demanda de conflicto colectivo presentada por CCOO, UGT y CSIF, ha establecido que las actividades fuera de jornada, tales como presentaciones de revistas y competiciones deportivas a las que son invitados clientes con los que se desea reforzar el vínculo comercial, son actividades programadas por el empresario y vinculadas estrechamente con la prestación de servicios del trabajador, y en cuyo desarrollo, sin perjuicio de su carácter voluntario, este debe atenerse a las pautas del empleador, encontrándose en consecuencia bajo s ámbito organicista, rector y disciplinario.

La Sala, para determinar si el tiempo que el trabajador dedica a realizar una determinada actividad realizada debe o no ser considerada tiempo de trabajo, se centra, por un lado, en la existencia o no de voluntariedad a la hora de ejecutar las mismas, ya que, en principio y por definición, el trabajo que se desempeña por cuenta ajena y que es objeto de regulación es de carácter voluntario; y por otro lado, en que existen determinadas prestaciones del trabajador que no obstante el contrato, el trabajador es libre de decidir su realización o no, como sucede con las horas extraordinarias, como se deduce del tenor del art. 35.4 ET.

Así las cosas, indica el Tribunal que el artículo 34.5 ET debe interpretarse conforme a la doctrina que el TJUE ha desarrollado a la hora de interpretar el art. 2.1. de la Directiva 2003/88 CE, el cual define el tiempo de trabajo como todo período durante el cual el trabajador permanezca en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o de sus funciones, de conformidad con las legislaciones nacionales, que señala “para que se pueda considerar que un trabajador está a disposición de su empresario, este trabajador debe hallarse en una situación en la que esté obligado jurídicamente a obedecer las instrucciones de su empresario y a ejercer su actividad por cuenta de éste”.

Y la aplicación de esa doctrina al supuesto enjuiciado llevó a la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional a estimar parcialmente la demanda, al entender que “las denominadas actividades fuera de jornada relativas a presentaciones de revistas y competiciones deportivas a las que son invitados clientes con los que se desea reforzar el vínculo comercial, son actividades programadas por el empresario y vinculadas estrechamente con la prestación de servicios del trabajador, y en cuyo desarrollo, sin perjuicio de su carácter voluntario, éste debe atenerse a las pautas del empleador, encontrándose en consecuencia bajo el ámbito organicista, rector y disciplinario de este.

Y a mayor abundamiento, señala la Audiencia que las partes a la hora de negociar el Convenio de aplicación, así lo consideraron, puesto que estipularon la compensación del tiempo dedicado a las mismas por un descanso equivalente, como si de horas extraordinarias se tratase.

Volver