Publicaciones de Nuestro Newsletter


Noticia de Actualidad


16.08.2017


La Sala de lo Social Audiencia Nacional resuelve de una demanda interpuesta por un sindicato frente a la decisión de la empresa de dejar de admitir, a partir de un momento dado, el justificante de reposo domiciliario para conceder un permiso retribuido por incapacidad o ausencia, tal y como establece el Convenio colectivo aplicable, y todo ello en virtud de la aplicación de la Orden OESS 1187/2015, de 15 de junio, que fija que para la concesión de una baja resultará imprescindible que el trabajador aporte copia del parte de baja.

El Convenio Colectivo aplicable, como hemos adelantado, tenía previsto un permiso retribuido para los trabajadores de tres días en caso de incapacidades o indisposiciones breves, para cuyo disfrute bastaba con la presentación del justificante de reposo domiciliario.

La entrada en vigor de la OESS 1187/2015 regulaba ciertos extremos en relación a la incapacidad temporal durante los primeros 365 días estableciendo que para la concesión de la baja, de duración inferior a cinco días, era necesario aportar parte de baja médica, lo cual colisionaba con lo establecido con el Convenio colectivo, que determinaba la suficiencia del justificante de reposo domiciliario.

La Audiencia Nacional estimó la demanda y, en consecuencia, declara el derecho de los trabajadores de la empresa a disfrutar del permiso o licencia retribuido durante los tres primeros días de cada período de enfermedad, sin necesidad de ser declarados en situación de baja médica o IT, simplemente aportando los documentos de justificación de ausencia o reposo emitidos por los facultativos del Servicio Público de Salud o Mutua, según la respectiva contingencia, y dejando, por tanto, de exigir la declaración de baja médica o incapacidad temporal para entender justificadas dichas ausencias y poder disfrutar del permiso o licencia retribuido.

De este modo, la Sala de lo Social considera que el permiso retribuido que se regula en el Convenio colectivo aplicable a la empresa en cuestión, que dispone que el personal disfrutará de permiso o licencia retribuidos en los supuestos de enfermedad justificada por sistema sanitario público del trabajador durante los 3 primeros días de cada período de enfermedad, no es de la misma naturaleza jurídica que la IT.

En primer lugar, entiende que las partes negociadoras del acuerdo le otorgaron naturaleza de permiso retribuido, lo que implica que, dándose el supuesto de hecho descrito en el convenio, el trabajador tiene derecho a ausentarse de su puesto de trabajo sin perder el derecho a la percepción del salario, mientras que la IT se configura como una situación de suspensión del contrato. Afirma el tribunal que las situaciones que dan lugar a una y otra no son idénticas, ya que para que exista el permiso retribuido por enfermedad, basta con que concurra esta, mientras que la Incapacidad Temporal requiere el cumplimiento adicional de los requisitos previstos en el artículo 169 de la Ley General de la Seguridad.

Para finalizar, el mantenimiento del derecho al salario durante el permiso, lo hace incompatible con la IT, que da lugar a la percepción de una prestación de la Seguridad Social que tiene por objeto compensar la pérdida del derecho a la retribución que toda situación de suspensión del contrato de trabajo comporta.

Por todo ello, el Tribunal afirma que que el permiso regulado en el Convenio colectivo no es más que un permiso retribuido, , por lo que su regulación no es otra que la convenida por las partes, sin que en modo alguno le afecten las normas relativas a la IT, en concreto la referida O ESS/1187/2015 de 15 de junio. Por ello, y entendiendo aplicable la regla contenida en el Convenio, resultará suficiente para su disfrute cualquier tipo de justificante emitido por el sistema sanitario público.

 

Volver